Compartir

En primer lugar, quiero destacar que no es exactamente lo mismo perder grasa que definir. Cuando buscamos perder grasa, se entiende que la masa muscular que perdamos por el camino no nos importa, mientras que cuando definimos, pretendemos perder grasa, manteniendo la máxima cantidad de masa muscular posible.

Para conseguir perder grasa, sencillamente necesitamos generar un déficit calórico en nuestra dieta, es decir, ingerir menos kilocalorías de las que gastamos a lo largo del día mediante nuestro metabolismo basal y nuestra actividad física diaria.

El ejercicio cardiovascular, no es obligatorio ni estrictamente necesario para perder grasa, aunque puede ayudarnos a aumentar nuestro gasto energético diario y con ello a generar un déficit calórico mediante la dieta de forma mucho más sencilla, pero debemos verlo como un complemento más.

Sin embargo, el ejercicio principal y fundamental que no puede faltar en nuestra rutina cuando buscamos perder grasa, y sobre todo, mantener músculo, es el entrenamiento con cargas y concretamente, el entrenamiento de fuerza. Es conveniente seguir una estrategia en la que, poco a poco intentemos ganar más fuerza, mientras perdemos grasa, esto es posible.

Los errores más comunes en la etapa de definición

Tanto la dieta como el entrenamiento, son clave, pero si debemos dar más importancia a uno de los dos, en el caso de las etapas de definición, posiblemente sea la dieta, porque sin una dieta hipocalórica, es imposible que perdamos grasa, sin embargo, si nuestra dieta es hipocalórica, y nuestros entrenamientos no están a la altura, perderemos grasa igualmente, aunque perderemos también bastante masa muscular.

No es la primera vez que enumeramos errores comunes en una etapa de definición, pero entre los errores que existen, algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Error en el cálculo de la dieta: en muchas ocasiones, utilizamos fórmulas que hay en Internet, como por ejemplo la de Harris Benedict, y lo cierto es, que para un cálculo inicial, puede servirnos, pero si no realizamos pruebas con los números que obtenemos, es imposible controlar si realmente esas son nuestras calorías de mantenimiento, definición o volumen. Por norma general, las fórmulas desconocen si tenemos un metabolismo más o menos acelerado, así que lo mejor es, partir de un número de kilocalorías iniciales, y mediante aplicaciones como fatsecret o myfitnesspal, conocer cuántas consumimos y controlar si bajamos, subimos o mantenemos nuestro peso corporal pasados unos días.

  • Error en el conteo de calorías reales: en algunas ocasiones, se producen errores en el conteo de calorías ingeridas, y esto puede ser, o bien porque no contabilicemos todos los alimentos que ingerimos, por ejemplo, que no añadamos el aceite a este tipo de programas de cálculo de calorías ingeridas, o bien que realmente no pesemos los alimentos, lo que dificulta que realmente sepamos cuántas calorías estamos ingiriendo. Sí que es cierto que con los años se puede ganar la habilidad de calcular bastante bien las cantidades a ojo, pero es complicado inicialmente o si se necesita ser estrictos.

  • Engañarnos a la hora de contabilizar la comida: otro error muy común es el de auto engañarnos, no añadiendo, de forma consciente, alimentos y cantidades que ingerimos, o falseando la cantidad de alimentos que ingerimos realmente.

AyudaFitness.Com

 

Comentarios

comentarios

Si sientes que el articulo vulnera el registro de propiedad intelectual tuyo o de terceros, por favor notificanos por medio de nuestro formulario de contacto para realizar las modificaciones correspondientes.